jueves, 5 de mayo de 2016

Giuseppe Tartini 1692-1770

Giuseppe Tartini (Piran, 8 de abril de 1692 - Padova, 26 de febrero de 1770) fue un violinista y compositor italiano (veneciano)-esloveno, autor de la famosa sonata para violín en sol menor El trino del diablo. Su nombre hoy no solo resuena en Eslovenia sino que fue dado por ejemplo al Conservatorio de Trieste, en los municipios de Milán, Torino, en el distrito de Barriera di Milano, y Roma le han dedicado una calle.
En Eslovenia su nombre fue dado a la Plaza Central de Piran, también lugar de su nacimiento, de su casa, y su obra ha ayudado a algunos conjuntos musicales eslovenos como Godalni kvartet Tartini y el Trio Tartini entre otros.

Breve reseña de una Gran Vida
Tartini nace durante la República Veneciana, hoy Pirán (Ver mapa, derecha), ciudad de la península de Istria, Eslovenia. Su padre, Giovani Antonio Tartini, escribano florentino de las salitres de Serenissima; su madre, Caterina Zangrandi, de Piran (eslovena). Al parecer sus querían que fuese sacerdote, y en este camino recibió una formación musical básica. Tartini fue el primero de su clase en la Escuela Dell'Oratorio di San Filippo Neri, pero al poco tiempo fue enviado a Koper para completar sus estudios en el colegio de I Padri delle Scuole. Fue allí donde recibió sus primeras clases de música y violín, incluso de la esgrima, arte que dominó de tal manera que llegó a superar a su maestro.

Finalmente sus padres desistieron de la idea de que fuera sacerdote y lo enviaron en 1708 a la Universidad de Padova, donde estudió leyes. La facilidad en aquel estudio le proporcionaba tiempo libre para perfeccionarse en el arte de la esgrima participando en incontables duelos, y habría abandonado su carrera para encaminarse a París y convertirse en un maestro de armas sino se hubiera enamorado de Elisabetta Premazore (mujer a quien su padre desaprobaba debido a su baja clase social y a la diferencia de edad), sobrina del cardenal y arzobispo de Padova Giorgio Cornaro. Tras la muerte de su padre, Tartini, esposó en secreto a Elisabetta el 27 de julio de 1710, en la Iglesia del Carmine, lo que despertó la ira del arzobispo que acusó de rapto a Giuseppe, quien se vio acorralo y huyó a Roma disfrazado de peregrino. 
Tartini vago de lugar en lugar hasta encontrar refugio en el convento de los frailes de Asis, donde  el padre guardián Giovanni Battista Torre, pariente de Tartini, que lo resguardó por casi dos años e incentivó en el estudio del violín, algo que casi había olvidado desde sus días de escuela.

Las lecciones del maestro Bohuslav Matěj Černohorský, (más conocido como el Padre Boemo) celebre organista que por aquel entonces trabajaba para el convento, ayudaron a completaron los estudios básicos de Tartini. Otro cambio fundamental en Giuseppe se produjo en su carácter, debido a aquellos años de tranquilidad y aislamiento abandonó aquel carácter violento y superficial que le habría causado tantos pesares y se volvió afable y modesto.
Su escondite habría permanecido por largo tiempo en un secreto absoluto, sin embargo un hecho inesperado lo puso a descubierto. Mientras tocaba el violín en el coro de la Iglesia, una ráfaga de viento levantó la cortina que lo ocultaba de los espectadores y fue reconocido al instante. Fue toda una sorpresa enterarse que el cardenal lo habría perdonado y buscaba para cederle la mano de su mujer.
 .
En 1714 se retiró a Ancona donde encontró trabajo como violinista en la orquesta del teatro "La Fenice", (el Teatro delle Muse no se habia construido aún). Aquí mejor´p sus habilidades gracias al músico relativamente desconocido Giulio Terni. Tartini desarrolló una nueva forma de tocar el violín descubriendo el fenómeno del tercer sonido (toni risultanti o toni diTartini) o la resonancia de la tercera parte de la nota del acorde, cuando se hacen sentir las dos notas superiores.

En 1716 regresó a Padova (ver mapa, derecha), cuando tuvo la oportunidad de escuchar en Venecia, en casa de Mocenigo, al famoso violinista Francesco Maria Veracini ofreció un concierto en honor al príncipe electo de Sajonia, el futuro Federico Augusto III. Tartini queda perplejo por aquella presentación que decidió regresar a Le Marche y perfeccionar especialmente la técnica de arco. Entre 1717 y 1718 practica en le Marche, donde también parece haber sido primer violín en la orquesta del Teatro della Fortuna di Fano.
La habilidad de Tartini mejoró enormemente y en 1721 fue designado maestro de la capilla Sant'Antonio di Padova, con un contacto que le permitió tocar para otras instituciones que él quería. En 1723 fue convocado a Praga para la coronación del emperador Carlos VI de Bohemia, donde permaneció durante tres años con su amigo Antonio Vandini, un violonchelista al servicio del conde Francisco Fernando Kinsky

En 1726, por problemas de salud causados ​​por el clima Praga se vio obligado a regresar a Italia, junto con su amigo Vandini. Posteriormente, se instaló nuevamente en Padova, donde reanudó sus actividades en la basílica de Sant'Antonio. A partir de ese momento nada podría convencerlo de someterse al servicio de un extranjero, más allá de la cantidad de propuestas que le hicieron. Por otro lado, la flexibilidad de su contrato de trabajo le permitía tomarse algunas libertades y tocar en varias ciudades: su presencia como músico se vio en Parma (1728), Bolonia (1730), en Camerino (1735), Roma (probablemente en 1737), en Ferrara (1739), en Verona y, sobre todo, en Venecia. Mientras se iba interesando gradualmente por la teoría de la armonía y la acústica, y desde 1750 hasta el final de su vida publicó varios tratados.
Vídeo de L'Arte dell'Arco interpretado por Corelli, Federico Guglielmo en violín:
video

En 1728 fundó en Padova la Scuola delle Nazioni, una escuela de violín donde Tartini fue capaz de entrenar a muchos estudiantes de toda Europa y que, más tarde, se convertirían en famosos violinistas dando muchos músicos en Francia, Inglaterra, Alemania e Italia. Entre sus estudiantes, encontramos a Pietro Nardini, Pasquale Bini, Hoteles Paolo, Domenico Ferrari, Domenico Dall'Oglio, Joseph Touchemoulin, Carminati, Magdalena Lombardini, Lahoussaye y Capuzzi. Además de estos nombres, no hay que olvidar, fuera de la escuela del violín, al más famoso de sus estudiantes, el compositor Antonio Salieri, a quien Tartini dio clases durante sus primeros años en Venecia. Se dice que también solía dar clases gratuitas a quienes no podían pagarlas.

Alrededor de 1740, Tartini entabló amistad con científicos y personalidades eminentes, entre las cuales se encontraban Gian Rinaldo Carli, de los cuales el "Dialogo della musica antica e moderna" es muestra directa de aquella relación; el Padre Stellini; el abad Gregorio Bresciani;  el abad Vincenzo Rota, que diseñó el único retrato de Tartini en vida; el marqués Angelo Gabrielli; el conde Giordano Riccati; el Conde Francesco Algarotti que lo puso en contacto con Federico II de Prusia (para quien Tartini escribió un concierto para flauta). Además, también los contactos con el matemático y físico Leonardo Euler y probablemente con D'Alembert.

Tartini fue constante durante toda su vida, hasta el punto que se iba alejando poco a poco de la práctica y composición para dedicarse asiduamente en el desarrollo de sus tratados. sin embargo toda su vida se ha visto afectada por las constantes e insistentes solicitudes de ayuda financiera de la familia en Piran, evidenciado en numerosas cartas conservadas en el Archivo de la sección Piran regional de Koper.
Tartini estuvo oficialmente al servicio en la Capilla Antoniana hasta 1765, cuando fue reemplazado por su alumno Giulio Meneghini. Se desempeñó como profesor hasta 1767 y continuó hasta el final de su vida en la búsqueda del objetivo de perfeccionar su teoría sobre el sistema armónico.

A una edad avanzada, sufría de escorbuto. Nardini, su alumno favorito, zarpó de Livorno apenas se enteró de su enfermedad y se encargó de cuidarlo hasta el último momento. A causa de una pierna gangrenada, murió el 26 de febrero de 1770, dos años después de la muerte de su esposa. Su cuerpo fue depositado en la iglesia de Santa Catalina, junto al de su esposa: la ceremonia del funeral, ordenada por su sucesor, Julio Meneghini, se celebró en su honor en la iglesia donde sirvió tantos años. El abad Fanzago dio su elogio y la capilla de Samt'Antonio realizó un réquiem de composición de Vallotti .

Dejó todos sus escritos a su protector, el conde Thurn und Taxis y pidió al padre Colombo que publicase su Tratado del sonido.

En 1896 se coloca una estatua s de bronce del "maestro" en un tamaño sobrenatural en un pedestal. El monumento es obra del escultor veneciano Antonio dal Zotta. El posicionamiento predomina en la Plaza Tartini de Pirán (imagen derecha), y se conecta con la Iglesia San Jorge (Cerkev sv. Jurija, Piran) que sobresale de la ciudad.

Dos de sus Obras más Importantes 
Entre sus obras más conocidas se encuentra "Il Trillo del Diavolo" (Vražji trilček), esta sonata para violín en sol menor, más conocida como El Trino del Diablo, es una sonata para violín (acompañada por un bajo continuo) compuesta entre 1692–1770, famosa por ser muy exigente técnicamente, aún hoy en día.
Hay varias hipótesis sobre su fecha: según su autor fue compuesta en 1713, si se le da fe a la historia del viajero francés Jérôme Lalande, sin embargo los investigadores creen que probablemente fue compuesta en la década de 1740 debido a la madurez en la composición.lo cual es mucho más probable. Por otro lado la obra no se publicó hasta 1798 o 1799, más de treinta años después de la muerte del compositor. La sonata se convirtió en la base del ballet de Cesare Pugni Le violon du diable de 1849, así como el Preludio Nº 27 de Chopin.

La composición se divide en tres movimientos:
Larghetto affettuoso en 18/8, es el tema principal de la sonata, la cuestión fundamental sobre la que se construyen los otros movimientos. Tiene una estructura muy simple y lineal, con excepción de algún tipo de acorde y trino.

Allegro moderato 2/4, es la primera variación sobre el tema del Larghetto. Tiene una estructura mucho más compleja en comparación con el movimiento anterior: en lo que respecta a la parte inferior, mientras que en el primer movimiento se limita a las cadencias, aquí también hace ascensos en la melodía, mientras el violín por primera vez en este pasaje lleva varios pasajes brillantes.

Andante-Allegro-Adagio, con alternancia de 2/4 (Allegro) y 4/4 (Andante, Adagio).

La versión más conocida de esta pieza es la de Fritz Kreisler, quien añadió fioriture e cadenze a la partitura original, pero también se ejecuta en la partitura original, ya que estas fioriture están ausentes.
The Duke of Burlington, seudónimo tras el que se escondía el conocido maestro Mario Battaini, ejecutó reinterpretación de rock progresivo en el álbum The Duke of Burlington de 1970 titulado Devil's Trillo:
video

Según la anécdota del astrónomo francés Joseph Lalande en su libro Voyage d'un Français en Italie, fait dans les années 1765 et 1766, la inspiración que condujo al nacimiento de la sonata El Trino del diablo proviene de un sueño de Tartini, una sola noche de 1713, tal como se describe en el siguiente parafraseo del compositor:

"Una noche soñé que había hecho un trato y que el diablo estaba a mi servicio [...] Pidió que le diera mi violín para ver si podía tocar conmigo, fue mi sorpresa cuando oí una sonata tan inusual y hermosa, ejecutada con tanta superioridad e inteligencia que no podía concebir nada comparable a la misma. Me sorprendió de tal manera que fui despertado por un sentimiento violento y al instante tomé mi violín, con la esperanza de encontrar algo de la música que acababa de oír, pero fue en vano. La canción que compuse, en verdad es lo mejor que he escrito, pero está tan por debajo de lo que escuché que me entran ganas de partir en dos el violín y abandonar la música por siempre si no fuera porque no quisiera privarme de las alegrías que me dio."

Vídeo de sonata en sol menor, Il Trino del Diavolo, por  Ida Haendel (violín) y Alfréd Holeček (piano) en Praga:
video

El "Concertino para clarinete y piano", esta pequeña obra es una libre disposición de los movimientos tomados de dos de las sonatas de Tartini para violín, dispuestas para clarinete y orquesta de cuerdas por Gordon Jacob. Esta es la versión para Clarinete con acompañamiento de piano.

MISELANEA
Vídeo sobre el Competición Internacional Tartini para Jóvenes Talentos (2013):
video

En el año 2013 el poeta y escritor español Ernesto Pérez Zuriña publicó La fuga del maestro Tartini una novela ganadora del Premio Torrente Ballester que entre varios episodios de la vida de Tartini centrándose particularmente en aquella fuga de Padova al ser perseguido y tener que ocultarse por años en un monasterio donde perfeccionó sus conocimientos musicales.
la fuga del maestro tartini-ernesto perez zuñiga-9788420677927
Vídeo sobre los The Days of Tartini Festival Piran (Festival Tartinijevi dnevi Piran):
video

Nota: imágenes y vídeos de archivo.

FUENTES
-Sloenska Biografija
-Giuseppe Tartini, Trattato di musica secondo la vera scienza dell'armonia, Nella Stamperia del Seminario, Appresso Giovanni Manfrè, Padova, MDCCLIV – Riedizione Anastatica, Edizioni de I Solisti Veneti, CEDAM, Padova, 1973

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Me Gusta

Enviar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...